Connect with us

Criticas de discos

Tame Impala, la reseña de ‘The Slow Rush’

Publicado en

- el

Tame Impala, la reseña de ‘The Slow Rush’

Kevin Parker es un mago del arte del rock con un corazón dorado, capaz de escribir brillantes sinfonías psicodélicas con Tame Impala, un proyecto de estudio que se ha convertido en una banda lo suficientemente grande como para tocar como cabeza de cartel en el prestigioso festival Coachella.

Crítica de discos: ‘The Slow Rush’ de Tame Impala

Con su pelo hasta los hombros y sus jam espaciales, Parker vuelve a la vida la era perdida de los hechiceros del arte rock, los druidas que en los años 70 se refugiaron en cuevas sonoras alimentándose solo de té alucinógeno y discursos filosóficos para apoyarse acariciándose mutuamente. La barba Parker es en realidad la de un tipo moderno y su música funciona porque equilibra la grandeza del pasado con refinamientos azucarados contemporáneos.

Esta es probablemente la razón por la que Rihanna tocó una de sus canciones y por eso fue elegido para colaborar con Lady Gaga, Kanye West y otras estrellas.

The Slow Rush es el primer álbum de Tame Impala después de Currents, el álbum de 2015 que los convirtió en estrellas mundiales. Parker todavía canta como uno de los Bee Gees con el alma del Mayor Tom, su voz revolotea en capas de música disco, funk, beat trip hop, espléndidas atmósferas de sintetizadores y melodías en pleno estilo soul.

Incluso cuando las canciones se pierden en remolinos psicodélicos, o cuando llena una pista con pequeños micro-movimientos, todo parece estudiarse obsesivamente y en los más mínimos detalles, como si el tiempo dedicado por Parker al sonido de la batería fuera el mismo que otros artistas usan para firmar un álbum completo. Si alguien te dijera que The Slow Rush está interpretado por un ejército de músicos, no te sorprendería en absoluto. Aunque, en los créditos, podrás leer: “toda la música escrita, interpretada y mezclada por Kevin Parker”.

Un poco como Brian Wilson, Kevin Parker lleva Tame Impala en mil direcciones diferentes: One More Year tiene un sonido brillante y refinado, como una nave espacial recién salida de la línea de montaje, con un vocoder de Daft Punk que se desliza dentro de un torbellino de tambores disco, un sutil paseo bajo y bocetos de guitarras elegantes, mientras Parker canta sobre un futuro perfecto más allá del horizonte. Tomorrow’s Dust es la sombra del antiguo esplendor hippie-folk, lleno de filigrana acústica, jive desesperado, toques de percusiones sensibles, sintetizadores láser y un texto cantado con una amabilidad alienante.

Escucha gratis ‘The Slow Rush’

Parker no tiene miedo de mostrar sus pasiones musicales; Glimmer demuestra su profunda devoción por la música house de Chicago y el techno de Detroit; en On Track interpreta el papel del poeta del rock suave, y los teclados al comienzo de Might Be Time son una clara indicación de la presencia, en su colección de registros, de dos copias de Breakfast in America de Supertramp, una para la casa en la ciudad y el otro para la playa.

¿A qué conduce toda esta majestad dorada? Mirándolo de cerca, The Slow Rush se parece a un proyecto de música ambiental, es como un dulce viaje. Así que siéntate en un sillón, relájate y tómate una copa. Tame Impala se encargará del resto.

Las canciones de ‘The Slow Rush’

1. “One More Year” 5:22
2. “Instant Destiny” 3:13
3. “Borderline” 3:57
4. “Posthumous Forgiveness” 6:05
5. “Breathe Deeper” 6:12
6. “Tomorrow’s Dust” 5:25
7. “On Track” 5:00
8. “Lost in Yesterday” 4:09
9. “Is It True” 3:58
10. “It Might Be Time” 4:33
11. “Glimmer” 2:08
12. “One More Hour” 7:13

Periodista y redactor, combino mi trabajo en el ámbito de la comunicación, con dos de mis principales pasiones: la música y el deporte. En Música News me ocupo de actualidad musical, crítica de discos, canciones nuevas y últimos lanzamientos, con el objetivo de ofrecer al lector siempre "la mejor música, las mejores noticias".

Lo Más leído