Síguenos

Discos

El nuevo disco de Sparks ‘A Steady Drip, Drip, Drip’

Publicado en

- el

Sparks 'A Steady Drip, Drip, Drip'

Lanzado digitalmente el pasado 15 de mayo (llegará en formato físico en julio), A Steady Drip, Drip, Drip llega tres años después del regreso más que apreciable de Sparks con Hippopotamus (donde incluso había espacio para una función de Leos Carax, el director de Holy Motors que dirigió el musical ‘Annette’ escrito por el dúo estadounidense y que pronto se lanzará, protagonizado por Marion Cotillard y Adam Driver).

Si los tiempos son oscuros, los hermanos californianos continúan pintándolos con muchos colores, en constante goteo. Es decir, con arreglos iridiscentes en pistas ya eclécticas y exageradas. La marca permanece sin cambios: textos sagazmente humorísticos, art-rock, electrónica retro-futurista y amalgama pop barroca en una imagen general inconfundible, pintada con el sol amarillo de Los Ángeles.

La crítica de ‘A Steady Drip, Drip, Drip’ nuevo álbum de Sparks

Ya han dicho todos lo que tenían que decir (y pronto su historia será ilustrada por el documental dirigido pot Edgar Wright), por lo tanto, no era necesario exigir otros trabajos verdaderamente significativos de la galardonada compañía Mael. Sin embargo, en este nuevo álbum la escucha fluye, asegurando siempre la imprevisibilidad y la diversión. En comparación con el capítulo anterior, surge un poco de cansancio al descubrir ideas ya experimentadas antes.

Desde la balada acústica All That hasta las guitarras glam rock de I’m Toast, del mood britpop de la reflexiva Sainthood Is Not In Your Future, a las teclas frenéticas de Pacific Standard Time, pasando por la dance de Left Out In The Cold, hasta Onomata Pia y la criticada modernidad de iPhone, sin olviradnos de la esquizofrenia silbante de The Existential Threat, el disco no da grandes emociones. Y, de hecho, ‘A Steady Drip, Drip, Drip’ nos devuelve a los dos veteranos Sparks en toda su esencia. Sin embargo, son demasiado originales para transformarse en simples caricaturas de sí mismos, exactamente por las cualidades que conocíamos bien.

Ni siquiera los singles extraídos hasta el momento, Self-Effacing y los más anticuados Please Don’t Don’t Fuck Up My World, dejan marcas indelebles. Es probable que se recuerden los coros hipnóticos de Lawnmower y el absurdo refrán de Stravinskly’s Only Hit, relacionado con los mejores y más desestabilizadores encontrados en los Setenta.

Sin embargo, Sparks son un universo a parte. Incluso cuando no generan chispas: es imprescindible escucharlos.

Escucha ‘A Steady Drip, Drip, Drip’ gratis online

El tracklist de ‘A Steady Drip, Drip, Drip’

01. All That (04:44)
02. I’m Toast (03:31)
03. Lawnmower (03:38)
04. Sainthood Is Not In Your Future (04:12)
05. Pacific Standard Time (04:23)
06. Stravinsky’s Only Hit (04:10)
07. Left Out In The Cold (04:18)
08. Self-Effacing (03:42)
09. One For The Ages (03:48)
10. Onomato Pia (02:51)
11. iPhone (04:01)
12. The Existential Threat (03:23)
13. Nothing Travels Faster Than The Speed Of Light (04:24)
14. Please Don’t Fuck Up My World (03:14)